. NOVEDADES‎ > ‎

La prueba digital es para todos- eso lo incluye.

posted Jun 22, 2012, 1:18 PM by Martín Elizalde   [ updated Jun 22, 2012, 1:49 PM by Gabriel Paradelo ]
La prueba digital es para todos
Si cree que probar con elementos digitales no está a su alcance, se equivoca.

A partir de la digitalización creciente de los procedimientos judiciales en nuestro país, del reconocimiento en los tribunales del valor probatorio de los documentos digitales y en general, de la apertura de los clientes a las redes sociales, resulta evidente que hay un universo donde recolectar e identificar que es lo que nos sirve para ganar un juicio -eliminar el resto.

Sin embargo, existe una primera impresión que todo lo relativo a la prueba digital lleva consigo gastar un platal que no se justifica cuando el caso es “chico”.

Muchos colegas piensan que las herramientas de conservación de prueba digital quedarán en manos de unos pocos, jugadores de las grandes ligas.

Bancos y aseguradoras, con cientos de miles de juicos (sólo en el sector asegurador se contabilizaron 300.000 en Septiembre) son candidatos fijos, y solventes, para acceder a una tecnología que va a cambiar para siempre las reglas de la prueba procesal en la Argentina. El sector público, con su acceso a los macro números, es otro canal de ventas.

Es cuestión de tiempo, poco en realidad, para que empresas especializadas, con software en la nube y múltiples herramientas al alcance, se la faciliten a los grandes clientes. Y el resto, el 99% del que hablan los ocupantes de Wall Street, queda afuera?.

Un panorama poco alentador describe una minoría de empresas con acceso a tecnología de punta que puede probar, en un file, hechos relevantes para su parte que a los meros mortales, les llevan meses de complicaciones -ha tratado de probar con, digamos, oficios en extraña jurisdicción últimamente?

Por otra parte, probar desde programas en la nube no es tan costoso para esos mercados que identificamos arriba -ni complicado- básicamente se trata de preservar la metadata del documento, lograr un workflow eficiente de información interna del cliente a preservar y un manejo capacitado de formatos de file comunes, que son en los que corre la mayor parte de la prueba digital.

La cuestión de fondo es que la prueba digital es común a todos los casos, sin tomar el monto económico que representa el litigio.

Si bien es cierto que existen mucha herramientas que no son caras ni representan una inversión descomunal, la mayoría de ellas viene en “paquete”, lo que me hace sospechar que los abogados seguimos sin confiar en nuestra propias habilidades a la hora de manejar estos temas -que son más bien cotidianos en la época de Facebook...

Creo que la solución es educarse en el manejo de las herramientas que ya están a su alcance, o que lo estarán próximamente, para lidiar con este tipo de casos. La capacitación es, entonces, un factor clave.

Asumo que la mayor parte de la información digital del cliente, en caso “chicos” son files creados por programas comunes como los que usa para su e-mail, procesador de palabras o agendas. En cambio, a medida que los formatos sean más diferentes, es probable que se necesiten herramientas un poco más complejas.

Otro punto para tener en cuenta es quien será el host de la data. Es este sentido, los casos de monto económico modesto pueden demandar aplicaciones que pueden ser instaladas en una sola computadora para su procesamiento y revisión.

También es probable que el volumen de data nos sea importante, como suele serlo en casos más complejos.

Todo lo dicho apunta a que los abogados comiencen a capacitarse, en un año en el que mucha novedades, y para todos los bolsillos, aparecerán en nuestro mercado de tecnología legal.


Martín Francisco Elizalde

Comments